Reforma en nave industrial para la empresa “Digamel”

La delegación coruñesa de la empresa Digamel, encarga a Desarrolla la adecuación de dos naves industriales en el Polígono de A Grela, en A Coruña. Una se destina a la zona de almacenaje y tienda cara al público, y parte de la otra irá destinada a las oficinas.

Los trabajos constan del vaciado de las divisiones interiores existentes, demoliendo tanto tabiquerías como carpinterías interiores, así como de las antiguas instalaciones de electricidad, iluminación, fontanería, etc… para dejar el espacio libre para el nuevo uso.

En las fachadas se han mantenido los elementos de carpintería existentes, tapiando parte de los portalones de acceso a los muelles de carga de una de las naves.

Debido a la falta de aislamiento en la cubrición de una de las naves, se proyecta aislamiento de poliuretano bajo las cubiertas de fibrocemento. También se realiza un proyectado de vermiculita (aislamiento contra el fuego) en la estructura principal que queda a la vista, para el cumplimiento de las actuales normativas contraincendios.

Para darle un aspecto renovado a la fachada, se decide utilizar un elemento relacionado con el sector de trabajo de la empresa Digamel, que son las canaletas para instalaciones  suspendidas, de acero galvanizado en caliente. Se diseña un sistema de fijación aprovechando los revestimientos de fachada existentes, mediante perfiles tubulares de aluminio (para no incrementar peso y evitar futuras oxidaciones), y colocando las bandejas sin cortar (evitando puntos de oxidación) y dejando el acabado galvanizado. También se instala este revestimiento sobre alguno de los portalones que quedan anulados, para uniformizar los acabados de fachada, adecuando la estructura de fijación a este soporte, suplementado los perfiles con tacos de la misma sección que los perfiles principales de aluminio.

Se diseña un pórtico de acceso a la zona de tienda mediante sistemas de fachada ventilada con bandejas de láminas de aluminio y núcleo de polietileno, sobre muros de bloque de hormigón armado. Para resaltar esta zona de entrada, se incorpora una iluminación de tira de LED oculta en las juntas de las bandejas del revestimiento. En la parte interior, se instala una puerta peatonal automática, que complementa una puerta batiente de dos hojas en el exterior, para evitar corrientes de aire.

Como elemento novedoso, se instala una pérgola con paneles fotovoltaicos en la zona de aparcamiento, para la generación de electricidad para autoconsumo, y para los puntos de recarga de vehículos eléctricos.

El suelo de la nave estaba en malas condiciones, por lo que se decide aplicar una capa de recrecido de hormigón, de entre 8 – 10 cm, armado con microfibras, para evitar las fisuraciones por retracción. Parte de los muelles de carga existentes que se anulan, se aplica un relleno y posteriormente se ejecuta una losa de hormigón, para destinar a los paletizados del material saliente del almacén.

La parte destinada al almacenaje, instalan un sistema de estanterías en dos niveles,  para un mejor aprovechamiento del espacio.

Como parte de la nave de almacén va a ser destinada a tienda, se realiza la instalación de un falso techo desmontable, así como el revestimiento interior de los paramentos de fachada.

En la zona de oficinas, se realizan una serie de cambios en las divisiones interiores, para la adecuación a los nuevos usos. Mediante el uso de tabiquería seca de cartón-yeso. Se acondiciona las instalaciones de fontanería y saneamiento, así como los falsos techos.

En conjunto, se ha realizado un lavado de cara completo a las instalaciones, aprovechando muchos de los elementos que ya existían.

Esta entrada fue publicada en Making of. Ir al Permalink.Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.