Solución para cortar tuberías con carga de agua sin vaciado

Durante los trabajos de reforma de cualquier vivienda con cierta antigüedad, nos encontramos muchas veces con instalaciones de fontanería y calefacción comunitarias, que no disponen de llaves de corte en cada vivienda, por lo que hacer cualquier modificación de estas, implica un vaciado completo del agua contenida en su interior.

Pero puede haber una solución, sobre todo si son instalaciones de cobre o plomo: utilizar la congelación.

En el caso de tuberías plásticas o de fundición, esta solución es menos recomendable debido al comportamiento frágil de estos materiales durante la congelación, pudiendo romper o fisurar antes del congelamiento total del agua provocando fugas.

El proceso es sencillo, primero se localiza y descubre la instalación, posteriormente se emplea un aparato específico para el congelamiento de tuberías en carga de agua, que dispone de un circuito cerrado de gas refrigerante y unas “pinzas” para la fijación a las tuberías.

Una vez puesto en marcha, se va pulverizando agua a las pinzas, mientras circula el gas por ellas, hasta crear una “costra” de hielo, indicativo de que el proceso de congelación se ha realizado.

Cuando nos aseguramos que la tubería está congelada, generándose un “tapón” que impide el paso del agua, se puede proceder a cortar y realizar los trabajos oportunos.

Esta entrada fue publicada en Cuaderno de obra. Ir al Permalink.Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.