Restauración de las cámaras 0D y 2D de la Torre de Hércules

Desarrolla ha sido la encargada de una actuación de restauración en el monumento arquitectónico más notorio de la ciudad de A Coruña, La Torre de Hércules.

Dichos trabajos han consistido en la actuación sobre dos de las cámaras interiores del famoso faro, cerradas al público en la actualidad debido a varios desprendimientos de elementos de la bóveda y de uno de los paramentos verticales.

Debido a la ubicación y la antigüedad de este monumento, sufre de distintas patologías, que afectan a distintos elementos del edificio. En el año 2010 se realizó un estudio detallado del estado de la Torre, en el se constataba la conservación de las cámaras 0D y 2D, y que se tomó de referencia en los estudios realizados actualmente, observándose que el estado de las bóvedas y los paramentos no empeoró desde entonces, pero que era necesaria realizar algún tipo de actuación.

Se decide realizar una intervención para consolidar y estabilizar las fábricas de piedra de las bóvedas y los paramentos, así como de las juntas en las fachadas más deterioradas, con el empleo de mortero de cal, para restablecer el sistema de evaporación natural y también la eliminación de sales a través de dichas juntas, y no a través de las piedras (lo que provoca su deterioro).

Dichas intervenciones se consideran imprescindibles para la apertura al público de dichas cámaras. Se pueden resumir en dos apartados:

1. Documentación y análisis para la identificación de las patologías, conocer las fases constructivas del monumento y recoger la información necesaria para la intervención restauradora.

2. Trabajos de conservación del monumento, consistiendo en la eliminación de sustancias ajenas a las propias fábricas y la reposición de morteros en las juntas.

Tras un meticuloso control arqueológico y de restauración, se realiza con éxito la eliminación de restos de cemento de anteriores actuaciones, que con mayor o menor acierto se ejecutaron en épocas pasadas, así como de elementos ajenos a la fábrica.

Posteriormente se procede a la limpieza de los muros y los pavimentos, eliminando restos ajenos a la fábrica y manchas que perjudican a la conservación de las piedras. En la zona de las bóvedas, se procede a su consolidación mediante el uso de morteros adecuados, indicados por los estudios arqueológicos previos realizados.

Para finalizar, se realiza al saneado de las juntas, y la extracción de sales en las piedras afectadas por el paso del tiempo, intentando recuperar el aspecto original de las piedras que conforman las distintas fábricas.

Esta entrada fue publicada en Making of. Ir al Permalink.Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.